Para comerte mejor

Para comerte mejor

Cuentos | Sudaquia editores, 2015 | 231 págs.

Para comerte mejor de Giovanna Rivero avanza desde el fondo como un zumbido lento pero desmesurado. El lector no tiene opción y debe ir a las profundidades. Hay que bajar donde nadie más se atreve, dice un personaje, esa es la obsesión de sus cuentos. Que bajemos al canal, al pabellón, que crucemos el monte y veamos esos cuerpos envenenados, inyectados y medicados, esas materias crudas con hambre, esas niñas preñadas, esos suicidas, esos esqueletos amorosos. Acá los personajes mueren, están a punto de morir o pertenecen a otro mundo. Pero por suerte el efecto de su escritura es doble y esos cuerpos sacrificados no dejan de ser sexuales, tentadores y fantásticos, porque son libres, de ahí que esa radicalidad sea también política. La imagen de su escritura finalmente me la da ella misma; “con lo cual no podría decirse que ha florecido una canción, una mínima melodía, sino más bien una vibración oscura, total, que rebota en los riñones y que da ganas de llorar”.

(…) Una atmósfera de profunda innovación, un desafío tanto literario como político para el lector que, con seguridad, no quedará inmune. Sebastián Antenaza, Página Siete

Sus cuentos se leen no solo con los ojos, se viven con todos los sentidos. María José Navia, Suburbano

Justo allí cuando se piensa la caída como un imposible, en un enredo de palabras e imágenes poderosas, la autora instala el vértigo del conocimiento. Magdalena González Almada, Página 7