Qué raro que me llame Federico

Qué raro que me llame Federico

Novela | Alfaguara, 2016 | 199 págs.

Belén siente el deseo profundo de ser madre. Tras varios intentos fallidos por quedar embarazada opta por el camino de la adopción.
Esta es la historia de esa decisión y del proceso complejo y valiente mediante el cual la protagonista va construyendo su maternidad.
Es, también, la historia de su hijo Federico, un joven fotógrafo que con el pretexto de un proyecto artístico regresa a Colombia para rastrear sus orígenes y entender quién es.
Y es la historia de ambos, de una madre y un hijo que a través de sus búsquedas aisladas estrechan un vínculo que demuestra ir más allá de lo biológico.

Certera, inteligente, dueña de una sensibilidad trabajada, Yolanda Reyes nos expone a esa frontera de amor y extranjería que hay en todos nosotros. Luis García Montero

Yolanda Reyes sacude los estereotipos de madres, hijos, adopciones, países pobres y ricos, y se interna en el misterio de lo que nadie puede dar ni quitar. Una escritura que va directo al centro del dolor, alternando con diestro manejo narrativo el pasado de una mujer y el devenir de un niño. María Teresa Andruetto

Una novela de ritmo vertiginoso, con una trama que nos mantiene en vilo y una historia que nos arranca sonrisas pero también nos estruja el corazón. Con un humor a menudo despiadado,  que la salva del sentimentalismo, Yolanda Reyes hurga en la herida del problema de la filiación, del abandono y de una de las decisiones más trascendentales que alguien puede tomar: la de la adoptar un hijo. Piedad Bonnett