Una nena muy Blanca

Una nena muy Blanca

Novela | Emecé, 2019 | 160 págs.

“El jefe metió el dedo húmedo y se frotó las encías para probarla. Medio pelo, dijo, y yo, que sé bien cómo pega la merca medio pelo, dije no, gracias, paso, y seguí escabiando. Debería haber tomado para estar más pila. Pero no tomé.”

Tres mujeres –una madre y dos hijas– protagonizan esta historia que transcurre en un barrio del conourbano bonaerense, en un hogar precario marcado por la muerte del padre y la ausencia de la hermana mayor.

Ely y Jésica, la narradora, conviven con una madre que se queja sin cesar del peso de mantenerlas. Con dificultad, Jésica intenta salir adelante en una geografía hostil donde el amor y el dinero parecen siempre destinados a otros. Pero una y otra vez, como si la existencia tuviera la forma de un espiral, su memoria vuelve al mismo punto oscuro del pasado, ese agujero negro familiar que se devora las esperanzas. Hasta que la intervención de una vecina “que lee la mirada y hace purificaciones” ofrece algunas pistas que acercarán a las hermanas a una revelación.

Hipnótica desde la primera página, Una nena muy blanca está construida con una delicadeza que contrasta con lo crudo de los hechos que relata. Al retratar ese mundo abismado en la inestabilidad y la violencia, Mariana Komiseroff crea una obra de ficción que contiene más vida y verdad que muchas autobiografías.

Una nena muy blanca consagra a Mariana Komiseroff como una de las voces mas originales y potentes de su generación. Claudia Piñeiro

La novela de Komiseroff se encuadra en cierta escuela de “realismo urgente” de la literatura argentina contemporánea, donde cuestiones coyunturales se asocian con motivos literarios bien antiguos, como la violencia fundacional de los clanes familiares, el peso que tiene la incertidumbre en el comportamiento de los personajes y el cumplimiento inexorable de leyes sociales. Daniel Gigena, Página 12

Mariana Komiseroff construye una historia familiar enclavada en el conurbano bonaerense y atravesada por situaciones de violencia que ponen en escena el cuerpo de la mujer frente al abuso, el aborto y la maternidad como un destino de condena. Agencia Télam

Una nena muy blanca es potente, llena de talento y de un lirismo abrasivo más allá de cualquier género. Gabriela Cabezón Cámara

La novela de Komiseroff marca una disrupción en la narrativa actual. Realismo crudo sin vueltas, con ausencia de golpes bajos, complacencia y juzgamientos. Natalia Ferreyra, Diario La Voz

Otras obras de la autora

De este lado del charco.  Novela. Editorial Conejos, 2015