Las primas

Las primas

Novela | Penguin Random House 2008, Tusquets Editores 2020 | 211 págs.

Publicada por

Castellano Tusquets| Francia* Robert Laffont | Italia* Salani    *Contrato vencido

Premio Nueva Novela 2007, Página 12, Argentina
Premio Otras Voces, Otros Ámbitos, 2010

Prólogo de Mariana Enríquez

Historia de iniciación ambientada en unos equívocos años cuarenta que despliega el mundo tortuoso de una familia disfuncional de clase media baja de la ciudad de La Plata.
Las mitologías de barrio, la familia, la sexualidad femenina y el ascenso social a través de la práctica de las Bellas Artes aparecen puestas en escena y desmenuzadas por la voz inconfundible de la narradora, y una primera persona que contempla el mundo con una mirada salvaje, a la vez cándida y brutal, perspicaz y ensimismada, y lo narra con una prosa que pone en peligro todas las convenciones del lenguaje literario.
A mitad de camino entre la autobiografía delirante y el ejercicio impúdico de la etnografía íntima, Las Primas es una novela única, extrema, de una originalidad desconcertante, que obliga al lector a hacerse muchas de las preguntas que los libros suelen ignorar o mantener cuidadosamente en silencio.

Pesimista y brutal, sin heroínas claras, una novela de mujeres extremas, enfermas, obsesivas, maltratadas. Para reírse en voz alta ante las provocaciones y las decisiones insólitas. Y al mismo tiempo: cuerpos al límite, escritura a borbotones como de sangre… Mariana Enríquez

A mitad de camino entre la autobiografía delirante y el ejercicio impúdico de la etnografía íntima, Las primas es una novela única, extrema, de una originalidad descontracturante. Alan Pauls

Una novela escrita con enfermiza genialidad. Enrique Vila-Matas, El País

Valiente, inaudita y memorable novela… El Periódico de Cataluña

Feroz y sarcástica (…). Con su estilo torrencial, ajeno a las convenciones del buen decir. Revista Qué Leer

Aquí no hay corrección política, no hay sometimiento a la puntuación; hay vuelo, hay humor, hay un estilo y eso es lo que la lectura celebra. Carolina Esses, La Nación