No es un río

No es un río

Novela | Literatura Random House, 2020 | 140 págs.

Será publicado por

Francia Métailié / Brasil Todavía Livros / Italia Rizzoli /USA Graywolf Press/ UK Charco Press

La novela cuenta la historia de Enero y el Negro dos amigos que llevan de pesca a Tilo, hijo adolescente de Eusebio el amigo muerto. Mientras beben y cocinan y hablan y bailan, lidian con los fantasmas del pasado y con los del presente, que se confunden en el ánimo alterado por el vino y el sopor.

Esa situación íntima, particular, que atraviesa la vida de los tres se cruza con las historias de los lugareños del universo verde del Río Paraná regido por sus propias leyes.

Allí también hay pérdidas, muertes prematuras… Pero también la vitalidad empecinada de la naturaleza: el monte con sus árboles añosos, sus animales, sus pájaros, el río que alberga vida en sus entrañas, las personas nacidas y criadas en ese paisaje que lo protegen con uñas y dientes frente a los intrusos.

Esta historia, que fluye como un río, habla del amor a los amigos, del amor de una madre por sus hijas, del amor de los isleños por su río y por todo lo que lo habita.

En No es un río vuelven a brillar las formas del decir de Selva Almada y su extraordinaria sensibilidad para lograr que los personajes expresen lo que habita en lo profundo de sus almas.

 

Selva Almada construye una lírica de la aspereza, de las pocas palabras, una lírica en la que las manos fuertes y callosas de sus personajes casi no necesitan ser dichas para hacerse sentir. Te tocan. Gabriela Cabezón Cámara, Diario Clarín

          Una verdadera delicia navegar en un castellano tan rico y desbordante de sensaciones. El Cultural

Una economía de recursos que deslumbra por su potencia. Diario La voz

Selva Almada escribió una novela que es toda poesía sin parar nunca de narrar.  Diario Clarín

Selva Almada emprende en  No es un río  un vuelo poético sobre sus paisajes de provincia.  Patricia Kolesnicov, Diario Clarín

Selva Almada, al igual que Clare Keegan,  escriben el silencio suspendido; y en esta su última novela, el silencio que deja la muerte en esos varones, en ese monte, en ese río. Radar Libros/ Página 12

(…) El lenguaje alcanza la condensación de la poesía. Las frases son brevísimas, las descripciones, ajustadas, las imágenes, exactas. Verónica Voix, Diario La Nación

En sus historias, la tierra habla (…) la naturaleza es algo que se escucha. Diario La Nación

Selva Almada ha consolidado una prosa cuyos pilares se vuelven cada vez más claros: una búsqueda poética dentro de la oralidad, una presencia notable de la geografía rural que se vuelve un personaje más y un tono que profundiza en la evocación y la evanescencia antes que en el subrayado o el panfleto.  Pablo Díaz Merenghi,  La Agenda

Con esta novela, Selva Almada termina de consolidarse como una de las narradoras fundamentales del siglo XXI. Revista Cine y literatura

No es un río entre los mejores libros de 2020  según el Diario La Nación

Considerado uno de los mejores libros del año según el diario Clarín

La naturaleza, los gestos, los elementos absorben aquí toda la psicología del relato, cuya intensidad y contrastes evocan la técnica del grabado en madera, empleada en este caso con deslumbrante maestría. Ignacio Echevarría 

Siempre leo a Selva Almada con devoción, pero para terminar Esto no es un río tuve que ponerme de pie en medio del living y leerlo en voz alta. Qué bien nos hace la buena literatura. Samanta Schweblin

Lo más admirable de No es un río radica en cómo se construye una zona de significaciones movedizas entre fantasía y realismo. Marta Sanz

Retrata con puntería de francotiradora. No solo a las personas con sus vértigos, también los ríos y la noche. Sórdida, precisa, áspera y aun así voluptuosa. Lara Moreno

Selva Almada dota a No es un río de una enorme fuerza gracias a una escritura donde el costumbrismo se transforma en poesía. Hace novela social con todas sus virtudes y ninguno de sus defectos. Elvira Navarro

Quizá por escribir desde los márgenes, Selva Almada consigue dotar a las palabras del significado que alguna vez soñaron tener. Una prosa terca, violenta, pulida y sedimentada, que moja a su paso. Eider Rodríguez

          (…)  un lenguaje literario muy bien logrado, elegante y con una tremenda precisión, que permite dar una espesura y verosimilitud a sus personajes muy poco común.  Martín Parra